Iniciar sesión

Iniciar sesión

Urbem: construyendo un grupo familiar que pone los cimientos de la sucesión.

08 Marzo 2016 Escribir un comentario

9 Blog Urbem

 

Nuestra empresa, Urbem, nace en 1977. La constituyen mi padre y mi abuelo, junto a otras 3 familias. Hoy en día ya sólo quedan dos de aquellas. Siempre capitaneados por mi padre, José Pastor, se posicionan en el sector de la construcción en general y promoción de viviendas.

Después de casi 40 años, llevamos más de 2.000 viviendas terminadas en la ciudad de Valencia y área metropolitana. Disponemos de maquinaria, grúas y todo lo necesario para la construcción de obra civil, aunque siempre para nuestras propias obras, raramente para terceros.

Qué os voy a contar del negocio promotor que no se sepa ya. Es arriesgado y con un ciclo que concluye con la venta de los inmuebles. Es por eso que una de las preocupaciones de mi padre fue ir creando un negocio paralelo de más sostenibilidad en el tiempo. Así, se creó una empresa que contiene los inmuebles terminados no vendidos y los gestiona en régimen de alquiler y venta. También en 2007, inauguramos nuestro hotel, Primus Valencia, y nuestro centro de negocios en la Avenida de Francia.

En el camino, hemos emprendido muchos negocios, impulsados por el carácter empresarial de mi padre. Unos han acabado unos mejor que otros: desde un autocine hasta una guardería, pasando por una empresa de domótica e incluso un bingo… la crisis ha hecho que vendiésemos unos y cerrásemos otros.

Me incorporé a la empresa en 1996, un año antes de acabar mi carrera de Ciencias Económicas y Empresariales, en la Universidad de Valencia. Estaba impaciente por formar parte del negocio familiar. Como se suele decir, el respeto no se tiene, se gana. Una empresa como la nuestra, con un líder indiscutible como mi padre, hizo que para mí ganarme el respeto como directiva fuese un reto.

Pero incorporarme sin experiencia previa en otras empresas tuvo sus ventajas e inconvenientes. No podía llegar y ejercer de directiva, así que me planteé conocer a la empresa en todos sus ámbitos para comprenderla bien. Empecé desde abajo, trabajando varios años en cada departamento. Al final lo conseguí. ¡Tengo experiencia en cada departamento, excepto en la obra! A poner ladrillo no me he atrevido.

Si hubiera conocido antes al IVEFA, quizá mi camino profesional de integración en la empresa hubiera sido otro. Creo que trabajar en otras empresas antes, enriquece y te ofrece una amplitud de miras que no he experimentado. Con mis hijos, sobrinos y demás familiares, aplicaremos soluciones pre-establecidas y consensuadas, vía protocolo familiar u otro tipo de preceptos que estableceremos antes de llegar a la siguiente sucesión.

Actualmente, la sucesión en la empresa no se ha producido. Estamos en ella. Es en estos momentos, cuando IVEFA nos está aportando verdadero valor. El poder hablar con empresarios que han tenido esta experiencia y el saber cómo la han afrontado, está haciendo que nuestro caso sea más fácil.

Mis padres, mi hermana y yo, hemos iniciado un proceso de diálogo, poniendo sobre la mesa nuestras ilusiones y objetivos. Sin imposiciones por parte de nadie y valorando cual será a partir de la sucesión, el papel de cada uno de nosotros en la empresa.

Ya sabemos que el 80% de las empresas familiares, desaparecen y mueren por no poder superar el proceso de sucesión, tal es la importancia del asunto. Algo que en cada empresa se da de forma completamente distinta, ya que cada familia es un mundo.

IVEFA nos ha servido para llevar este proceso con naturalidad y sin traumas, es por ello que, desde mi experiencia, me gustaría llamar a todas las empresas familiares a que pidan ayuda y consejo. A todos nos llegan momentos difíciles y los integrantes de IVEFA, somos simples empresarios con los mismos problemas que todas las demás familias, por ello somos el foro que mejor podemos ayudar y transmitir nuestra experiencia, para que cada uno aplique en su casa las mejores soluciones.

 

Por Vicenta Pastor - URBEM

Escribir un comentario