Iniciar sesión

Iniciar sesión

Cómo lograr ser una empresa familiar sostenible.

05 Abril 2016 Escribir un comentario

10 Blog Improven

 


A nivel macroeconómico, estamos en un mundo cada vez más conectado y dependiente en el que aparecen problemas más globales. Los países están teniendo una mayor interacción para colaborar y así poder dar respuesta a estos retos, por ejemplo, a través del desarrollo de acuerdos de libre comercio Europa - Estados unidos, pactos medioambientales como el de Kioto, intercambios de información para terrorismo, etc.

Por otro lado, en el ámbito microeconómico, aparecen nuevos fenómenos sociales como la economía social colaborativa. A través de la tecnología, ésta permite conectar a los usuarios entre ellos y así intercambiar bienes y servicios, con las ventajas económicas y sociales que esto genera, aún a pesar de los grandes retos legales que todavía quedan por resolver.

Y la empresa familiar española, inmersa en este ecosistema social, con un entorno macro económico y microeconómico cada vez más interconectado y colaborativo por pura necesidad,

¿Qué hace al respecto? En muchos casos, seguir luchando sola y con menos recursos económicos y humanos, en este océano cada vez más rojo y cambiante.

¿Cómo puede la empresa familiar dar un salto relevante y salir de esta espiral negativa?, ¿Cómo puede afrontar este reto con mayores garantías de éxito?

Una condición necesaria para ser capaz de solucionar esta pregunta, es la colaboración. Pero no debemos confundir este concepto con la externalización de actividades. Es mucho más que un mero interés económico, es también un interés social.

Si buscamos la definición de esta palabra vemos que Colaboración es todo proceso donde se involucra el trabajo de varias personas en conjunto tanto para conseguir un resultado muy difícil de realizar individualmente como para ayudar a conseguir algo a quien por sí mismo no podría.

Es un aspecto intrínseco de la sociedad humana, y particularmente se aplica a diversos contextos como la ciencia, el arte, la educación y los negocios; siempre relacionado con términos similares, como la cooperación y la coordinación.

 

Vemos que existen múltiples matices que no debemos olvidar para entender en su plenitud de qué estamos hablando. Y ¿qué ventajas nos aporta esta colaboración?:

1. Ganar tamaño y resolver así uno de los principales retos empresariales, ya que es clave para alcanzar economías de escala para poder invertir adecuadamente, para internacionalizarse, para generar oportunidades empresariales y retener el talento, para desarrollar inversión en I+D+i ...
2. Adquirir un mejor conocimiento del entorno empresarial (valores, intereses, capacidades,...) y así reducir el riesgo de una fusión futura. A la empresa le permite conocer mejor con quién se rodea y por tanto ir decidiendo de manera natural quiénes son los compañeros de viaje con los que debe producirse una integración y con quienes no.

3. Disponer de capacidades nuevas necesarias para responder al mercado de una manera más rápida a que si las tuviese que desarrollar internamente. Pongamos como ejemplo todo lo referente a nuevas tecnologías o nuevos desarrollos. Todo evoluciona demasiado rápido como para disponer del talento interno capaz de estar a la última.
4. Innovar y aprender más rápidamente al disponer de otros puntos de vista y
conocimientos que unidos a los propios permiten desarrollar nuevos productos y servicios, elemento base del crecimiento empresarial.
5. Saturar de manera más eficiente los propios recursos disponibles que no son estratégicos y diferenciales, compartiéndolos con terceros y de este modo reduciendo la infrautilización de los mismos.

  

¿Qué retos son los que debe afrontar la empresa para ser capaz de desarrollar esta habilidad?

1. Monitorizar permanentemente el entorno para entender muy bien las necesidades del usuario final y lo que valora de la compañía, para detectar rápidamente oportunidades en las que focalizar los esfuerzos siendo muy eficiente y flexible en el uso de los recursos diferenciales ante los cambios constantes de la demanda.
2. Desarrollar una nueva cultura empresarial, más abierta y plana, que permita el
desarrollo de equipos abiertos (integrado por personas internas y externas a la organización), trasversales (que disponen de perfiles de las diferentes áreas funcionales) y con capacidad de intraemprender (tomar decisiones de manera rápida y eficiente porque entienden el para qué de la compañía en su relación con el cliente).

Sin duda, todo un reto empresarial, que conlleva romper muchos paradigmas y axiomas que hasta ahora han sido considerados como imperativos en el mundo de los negocios y en la cultura de la empresa familiar de nuestro país. Quien antes se dé cuenta de los mismos podrá empezar a andar su propio camino de descubrimiento personal y empresarial para asegurar la sostenibilidad de la empresa en un entorno complejo, dinámico y de escasos recursos como el actual a la par que exigente sólo apto para los mejores. ¡Buen viaje!

 

Sergio Gordillo - Socio de Improven 

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

@SergioSGordillo

 

 

Escribir un comentario