Iniciar sesión

Iniciar sesión

Bojuna: Construir la empresa desde la ‘segunda’ generación.

02 Mayo 2016 Escribir un comentario

Bojuna Blog IVEFA

 

BOJUNA nació en 1975, fruto de la unión de tres emprendedores que creyeron en un mismo proyecto, aunque con el paso de los años finalmente fue nuestro padre, José Luis Juan, quien se hizo cargo de la empresa. 

En  su  origen, nuestra principal actividad  se centró en   la  construcción  y  el acondicionamiento  de locales para sucursales bancarias. 

Como consecuencia de la enfermedad y posterior fallecimiento de nuestro padre, en 1996 mi hermano, José Luis Juan y yo, Nuria Juan, tomamos el relevo de su dilatada trayectoria profesional al frente de la empresa. 

Al contrario de lo que suele ocurrir en otras empresas familiares, desgraciadamente nosotros no tuvimos la oportunidad de trabajar con el socio fundador y absorber sus conocimientos y enseñanzas a nivel empresarial, sino que tuvimos que ir aprendiendo el día a día del negocio, con  nuestros errores y nuestros aciertos y con el peso de la responsabilidad que eso conlleva. 

Éramos dos jóvenes que estábamos terminando nuestras respectivas carreras de arquitectura técnica y, aunque siempre quisimos continuar con el negocio familiar, antes   queríamos   coger   experiencia   en   otras   empresas.   Sin   embargo,   las circunstancias condicionaron nuestra incorporación. 

Desde el primer momento, asumimos la responsabilidad de continuar con el legado de nuestro padre e integramos como pilar de nuestro trabajo los valores que en nuestra educación nos inculcó y que resumimos como los tres valores que debían identificar nuestro trabajo y por tanto a nuestra empresa: Calidad, Servicio y Confianza. 

Nuestra juventud de entonces y la ilusión con que llegamos pudieron más que el temor a no cumplir las expectativas y nos permitió darle un nuevo aire a la empresa y adaptarla a las necesidades del mercado, incrementando los servicios ofrecidos a nuestros clientes. Unos servicios orientados a las reformas de locales comerciales, franquicias, oficinas, naves industriales y viviendas de particulares.  Siempre observando y escuchando a los clientes y profesionales con los que nos relacionamos. 

En cierto modo, podríamos considerar que somos la primera generación familiar. Sin olvidarnos, en absoluto, de todo el inconmensurable trabajo que llevó a cabo mi padre. Hoy por hoy, la única relación familiar que hay en la empresa es la de mi hermano y la mía. El resto de compañeros son profesionales cualificados en cada área del negocio. 

Conscientes del esfuerzo y la dedicación e implicación que conlleva sacar adelante un negocio propio, en 2008 empezamos a preparar la incorporación de nuevas generaciones a la empresa desarrollando unos protocolos familiares. Por aquel entonces no pertenecíamos a IVEFA y lo gestionamos a través de una consultora especializada en estos temas. 

Hemos oído muchas historias sobre los problemas que surgen en las empresas familiares, y cómo los problemas personales afectan de forma significativa al desarrollo de la empresa, y queríamos evitarlos.

Nos consideramos afortunados por la complicidad y respeto que hay entre nosotros y eso hace que las cosas funcionen de manera fácil, pero queríamos tener cubiertos todos los frentes. 

La idea era  establecer unos requisitos que  deberían  cumplir nuestros hijos para poder trabajar en BOJUNA, porque no basta con ser hijos y estamos convencidos que hay que prepararse. Creemos importante que, además de la formación académica adecuada, posean también una experiencia  profesional  en  otras  compañías,  cosa  que  a nosotros nos fue imposible. Tanto mi hermano como yo consideramos que cuanto mayor conocimiento del mercado laboral y profesional tengan, mayor valor añadido aportarán al negocio. 

De hecho, a raíz de plantearnos la sucesión, empezamos a informarnos sobre las empresas familiares, conocimos  IVEFA y nos asociamos. 

Durante estos 8 años como asociados, hemos conseguido estar al corriente de todo lo relacionado con la empresa familiar; hemos conocido a otros asociados que nos han aportado su experiencia en la gestión de sus empresas y nos ha permitido ser conocedores de los problemas que pueden surgir, así como de las soluciones que se pueden plantear e interactuar en talleres muy interesantes. 

Como reflexión final, diría que estos últimos años han sido especialmente duros en el sector al que pertenecemos, la construcción, lo que nos ha llevado a ser cada vez más creativos, escuchar al mercado y adaptarnos al mismo para diferenciarnos y ofrecer a nuestros clientes ese producto diferenciador que nos permite ser más competitivos. Y podemos afirmar que estamos orgullosos de BOJUNA, S.L. ,de nuestro trabajo y del camino que hemos continuado y emprendido al mismo tiempo.

El secreto de estos 40 años de vida, es seguir trabajando con la misma ilusión que al principio, implicándonos con cada proyecto porque para Bojuna “Su espacio, es nuestro objetivo”.

 

 

Escribir un comentario