• 963 922 706
  • Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Mostrando artículos por etiqueta: COVID19

Las empresas españolas han parado el primer golpe de la crisis provocada por el Covid-19 acogiéndose a las ayudas ofrecidas por el Gobierno, a través del ICO, o bien con las líneas de liquidez del IVF (Instituto Valenciano de Finanzas). Realmente se ha comprado tiempo y ahora llega el momento real de adoptar una serie de medidas financieras destinadas a dotar el balance de la empresa del equilibrio necesario para mantener la actividad.

Para encontrar soluciones, Ivefa (Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar) organizó, en colaboración con GB Consultores Financieros, Legales y Tributario,  el webinar “La urgente necesidad de implantar una nueva planificación financiera en la empresa familiar”. El evento contó con la asistencia de más de 50 participantes y fue inaugurado por el presidente de Ivefa, Francisco Vallejo, quien remarcó que, desde el principio de esta crisis, “en Ivefa tuvimos claro que lo que debíamos aportar a nuestros socios era información oficial acerca, no solo de las medidas sanitarias a implantar desde las empresas, sino también aportar transparencia respecto a los reales decretos que les podían afectar en sus distintas actividades y mediante webinars como éste estamos cubriendo este objetivo”.

Ante la actual situación, los pasos a seguir por la empresa son conocer su capacidad de respuesta y aguante financiero, dibujar los posibles escenarios a los que se enfrentan en 2020 para poder así diseñar una proyección a medio plazo. El director general de GB Consultores, Gonzalo Boronat, recomienda estar pendiente de las posibles desviaciones presupuestarias para tomar decisiones rápidas, anticipando los riesgos y ser eficaz a la hora de gestionarlos; algo que proporciona un Mapa de Riesgos. “En cuanto se detecte cualquier desviación hay que analizarlas y aplicar las adecuadas acciones correctoras. Solo así evitaremos el concurso de acreedores, un escenario que solo recomendaríamos cuando fuera estrictamente necesario y después de haber agotado las vías de negociación de una posible refinanciación de la deuda”, apunta. No obstante, Boronat cree que va a ser “inevitable que las empresas se enfrenten a una reestructuración financiera para el mes de octubre”.  Aconseja, si no se tiene ya, implantar un mapa de riesgos para disponer de indicadores que ayuden a anticiparse y aplicar contramedidas.  “Ahora que ya hemos atendido la urgencia, hay que diseñar un plan de acción financiero para la post-crisis”, puntualiza Boronat.

Por su parte, Roxana Leotescu, responsable del Área Financiera-Corporate de GB Consultores, recordó que la inyección de liquidez a las pymes, proveniente de la banca y avalada por el Estado, ha servido para afrontar el primer golpe pero conllevará un incremento del coeficiente de endeudamiento, lo que provocará una disminución del ratio de solvencia y de las condiciones de la calificación crediticia reduciendo el rating. En este sentido, considera que es necesario “hacer una revisión generalizada de la estructura de costes, ya que la deuda contraída va a tener un fuerte efecto financiero en la cuenta de resultados para atender a esas nuevas obligaciones”. También recordó que se va a vigilar que la financiación obtenida en las líneas ICO COVID-19 se ha destinado al objetivo previsto (salarios, pago a proveedores, …) y no para refinanciar deuda. Concluyó asegurando que va a ser imprescindible hacer una previsión económico-financiera para el periodo 2021-2022 que muestre el impacto de las nuevas operaciones financieras en el futuro de la empresa.

 

Fuente: Valencia Plaza

 

Publicado en Noticias IVEFA

El Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) ha organizado esta semana, en colaboración con Cuatrecasas el webinar ‘Protección del patrimonio familiar en tiempos de pandemia’. El evento contó con la asistencia de 60 participantes y fue inaugurado por el presidente de IVEFA, Francisco Vallejo, quien hizo hincapié en la necesidad de abordar esta temática en la actual situación del Covid-19.

Por parte de Cuatrecasas intervinieron Mª José Guillén, socia de Cuatrecasas; Pedro Antonio Gil, socio de Cuatrecasas; y Christian Gomis, asociado de Cuatrecasas.

Durante el webinar, Mª José Guillén se centró en los aspectos esenciales a tener en cuenta en la red de contratos, en particular, los derechos del arrendador y posibles pactos sobre rentas de alquiler, y en la gestión de los órganos sociales como mecanismos para paliar los efectos de la crisis del Covid-19.

A la vista de que muchas obligaciones contractuales se están viendo afectadas por la crisis del Covid-19, bien porque no pueden cumplirse (temporal o definitivamente), bien porque sólo pueden cumplirse bajo condiciones muy onerosas para el deudor, María José Guillén planteó la conveniencia de llevar a cabo un análisis interno de las obligaciones contractuales pendientes de ejecución, la necesidad de comunicar a la contraparte las dificultades de cumplimiento y, a falta de pacto, el beneficio de iniciar una  negociación de buena fe con el objetivo de redistribuir los riesgos. La resolución del contrato sólo sería una opción si la renegociación no es posible o si resulta extraordinariamente onerosa o costosa para una de las partes. Paralelamente, destacó la necesidad de revisar las pólizas de seguro contratadas y recopilar medios de prueba que evidencien las circunstancias impeditivas del cumplimiento, así como de las medidas puestas en marcha para mitigar potenciales daños.

En materia de posibles pactos sobre rentas de alquiler de local de negocio, la recomendación fue la búsqueda de mecanismos de ajustes desde la buena fe y con actitud conciliadora, teniendo en cuenta los costes fijos del arrendador. En opinión de María José Guillén, la moratoria impuesta por el Real Decreto 15/2020 se presenta como un punto de partida, pero no impide la negociación de otras fórmulas más equitativas.

Por último, María José Guillén recordó que, si bien los socios no podrán ejercitar el derecho de separación hasta que finalice el estado de alarma, ello no impide que dicho ejercicio pueda considerarse abusivo por ej. en el caso de no distribución de dividendo mínimo, cuando dicho reparto conlleve la insolvencia de la sociedad.

Por su parte, Pedro Gil, se centró en Protocolos de familia, pactos de liquidez: aspectos contractuales y fiscales:

La progresiva complejidad de la empresa suele dar lugar a la mezcla de activos empresariales, inmobiliarios y financieros que merece la pena revisar para proteger en una crisis como ésta. Además, esta revisión de la estructura empresarial debe adaptarse también a la estructura accionarial de la empresa familiar.

Los elementos a tener en cuenta en cualquier reorganización de la estructura empresarial que deba hacerse debido a la situación de crisis actual deberían ser los siguientes: fiscalidad (particularmente, teniendo en cuenta cómo pueden repartirse dividendos dentro del grupo, y el peligro de que cambie en el futuro próximo la actual exención de dividendos), cómo se van a financiar las actividades del grupo y las garantías cruzadas entre empresas; si la estructura resultante será adecuada para poder después distribuir activos, ramas de actividad o inmuebles a los socios; y, por último, si merece la pena hacer un replanteamiento de la diversificación de nuevas actividades a través de un family office.

Otro de los puntos que destacó fue que el Covid-19 nos obliga a revisar los siguientes Pactos familiares para proteger la caja, si es que tales pactos familiares ya están adoptados por la empresa familiar: (i) qué mayorías y bloqueos son necesarios para acceder al endeudamiento y para otorgar garantías cruzadas en la empresa familiar; (ii) el dividendo mínimo de reparto obligatorio; (iii) la posibilidad de hacer uso de un “bolsín” familiar que dote de liquidez al socio a cambio de la venta de parte de sus  acciones; (iv) la retribución de los administradores durante el tiempo que dure la crisis; (v) misión, visión y valores de la empresa familiar para adaptarlos al actual entorno más proclive al cuidado de la salud y medio ambiente, y el coste de tal adaptación; y (vi) cómo gestionar de forma fiscalmente eficiente las donaciones y el mecenazgo que podamos hacer en período de crisis.

Christian Gomis expuso los Aspectos legales ante el cierre o merma de actividad, así como los potenciales acuerdos de reestructuración de la deuda.

En este sentido, expuso la importancia de que las empresas se adelanten a las crisis de liquidez y solvencia propias, pero también de sus clientes, de tal forma que una crisis financiera de éstos no acabe repercutiendo negativamente a la empresa familiar.

Este adelanto a los problemas financieros requiere de llegar a acuerdos valientes y duraderos con acreedores financieros que no se conviertan en meros parches para ir salvando unos pocos meses, como ocurrió en la crisis de 2009. En el supuesto de que tales acuerdos financieros no sean posibles de forma inmediata, tampoco las empresas familiares deben tener miedo de activar los recursos que pone a su disposición la Ley Concursal: acuerdos de refinanciación y el concurso. Estos mecanismos concursales son muchas veces un mecanismo útil y muy eficaz para seguir dotando a la empresa familiar de actividad empresarial.

 

Fuente: Valencia Plaza

 

Publicado en Noticias IVEFA

Las empresas familiares de la Comunitat Valenciana poseen un papel definitivo en la economía valenciana. El presidente del Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), Francisco Vallejo, ha evaluado las medidas establecidas por el Gobierno Central y la Generalitat Valenciana, y ha valorado el día de después al COVID 19.

 

El COVID 19 ha iniciado una gran crisis económica, ¿Cómo valora la decisión del Gobierno central ante esta crisis? ¿Y de la Generalitat?

Pensamos que muchas de las medidas que se han tomado van bien encaminadas. Es cierto que, en algunos momentos, se han tomado con cierta precipitación y descoordinación. Esto no es que haya ayudado, precisamente, al tejido empresarial. Y también es cierto que, aunque se han tomado medidas, hacen falta muchas más, más concretas y más firmes para apoyar a las empresas.

 

¿Confía en que la Unión Europea ayude?

Confío en que así sea. De hecho, la Comisión Europea ha propuesto la creación de un fondo temporal, por un importe de 100.000 millones de euros, para conceder préstamos a los países más afectados por el coronavirus, entre los que se encuentra España, para intentar mantener el empleo, a través de medidas como los ERTEs.

 

¿Qué porcentaje de lo que hoy son ERTE serán EREs y cierre de empresas?

Con la información de la que disponemos, a día de hoy, es imposible avanzar ningún tipo de cifras en este sentido. 

 

¿Tiene estimado el impacto económico que puede generar esta situación?

Ni nosotros lo tenemos estimado, ni creo que nadie pueda aventurarse a dar una previsión con base real. Ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuánto tiempo vamos a estar en esta situación de Estado de Alarma. Tampoco sabemos cómo se va a organizar ese proceso de ‘Desescalada’ anunciado por el Gobierno. Desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a realizar previsiones con mucha seguridad de lo que se nos podía plantear a corto y medio plazo y, en estas circunstancias, no tenemos esa perspectiva a la que acogernos.

 

¿Cómo están encajando las empresas familiares valencianas la crisis del coronavirus?

Todas las empresas, familiares o no, estamos viviendo estas crisis con enorme preocupación por la incertidumbre del futuro. Pero es cierto que, dependiendo de la situación de cada empresa, se ven las perspectivas de futuro de un modo o de otro. El caso de las empresas que han tenido que cerrar o hacer ERTEs es muy diferente a las empresas que, por su sector, están viendo aumentada su producción de manera considerable para abastecer al sistema sanitario, alimenticio, etc. Pero, en general, todas las empresas estamos muy preocupadas por mantener el máximo número posible de empleos.

 

¿Qué pueden hacer las empresas por sí mismas ante la situación?

Lo primero es establecer una comunicación interna que sea coherente y responsable. Nuestros trabajadores, nuestros equipos, son nuestros principales valores y hay que estar en permanente comunicación con ellos. También esta comunicación debe establecerse con clientes y proveedores. Lo siguiente, es intentar elaborar un Plan de Contingencia, que nos permita afrontar las consecuencias de esta crisis del mejor modo posible.

 

Desde la perspectiva de las empresas familiares, ¿el actual tratamiento fiscal de estas mercantiles agrava su situación?

Nosotros siempre hemos sido reivindicativos, a la hora de defender la supresión del impuesto de sucesiones. Si no se produce una sucesión en esta crisis, no debería influir.

 

¿Cree que puede llegar una oleada de venta de empresas que termine con muchas empresas familiares? ¿Prevé que se incrementen los procesos de fusiones y adquisiciones?

Puede acabar con empresas, sean familiares o no. Acabar con el concepto de empresa familiar, ya te digo que no. Pero procesos de fusiones o adquisiciones siempre se producen después de una crisis y es previsible que vuelva a ocurrir.

 

Cuando pase esta situación, ¿cuál debe ser el orden de prioridades ante los problemas que vienen de antes, como la ampliación del Puerto de Valencia, la reforma laboral, la situación generada por el secesionismo catalán...?

Ciertamente, considero que la única prioridad será la recuperación del empleo.

 

¿Considera que se podrá aprender algo de esta crisis?

Creo que de todas las experiencias y crisis se puede aprender algo. En este caso, me refuerza en el convencimiento de que la unión hace la fuerza y en el sector empresarial esto resulta crucial. 

 

Fuente: Economía Digital

 

Publicado en Noticias IVEFA

El Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA) organizó ayer por la tarde, en colaboración con EFE&ENE Multi Family Office, el webinar La crisis como ventana de oportunidad. Un encuentro que congregó a más de 70 participantes y que fue inaugurado por el presidente de IVEFA, Francisco Vallejo.  

Alejandro Martínez, socio y director de Inversiones de EFE&ENE Multi Family Office, adelantó que la superación de la actual crisis “seguirá un proceso de recuperación lenta, pero de inicio inmediato”. En su opinión, “el pánico inicial ha terminado y, progresivamente, cada activo retomará la tendencia que genere más consenso. La ventana de oportunidad se está cerrando, pero aún estamos en periodo de confusión y seguirá habiendo oportunidades”. Según explicó, “en esta situación, la apuesta más clara está en la Renta Fija, pero, sin embargo, para la Renta Variable hay que ser muy selectivo”.

Por ello, Martínez recomendó “diversificar; evitar sectores problemáticos; ser oportunistas, pero pensar a largo plazo; y dejarse asesorar por expertos”. Diversificar, mediante los fondos y los ETF, que ofrecen la forma más cómoda de diversificar; evitar sectores problemáticos, en el sentido de que, cuanto peor es el rating, más hay que pagar; y hay que luchar por obtener el mejor rating posible, como por ejemplo en los sectores de banca y petróleo; ser oportunista, aprovechando la oportunidad de volver a comprar renta fija que pague bien; y asesorarse siempre por expertos.

Durante el evento, Francisco Vallejo señaló que “estamos todos pasando unas circunstancias muy difíciles y no sabemos cómo vamos a salir de todo esto y lo mejor que podemos hacer es prepararnos para la salida de esta crisis; por ello creemos que este tipo de iniciativas son muy positivas para los asociados de IVEFA”.


Fuente: Nota de Prensa IVEFA.

Publicado en Noticias IVEFA

El Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar (IVEFA), organizó ayer por la tarde, en colaboración con IMPROVEN, el webinar ‘La caja, el actor principal de mi empresa para salir victorioso en tiempos de COVID-19’. Un encuentro que congregó a más de 30 participantes y que fue conducido y moderado por el director de IVEFA, Juan Bolós.

En el transcurso del webinar, Juan Bolós remarcó que “las familias empresarias están haciendo todo lo posible por mantener empresas y mantener sus plantillas y sus empleados”. Según explicó, “unidos es más fácil salir de esta crisis porque la unión y la solidaridad ayuda a vencer al virus. Y es que, cuanto más cerca estemos los empresarios, antes saldremos de esta crisis”. Por ello, animó a empresas familiares a asociarse a IVEFA.

Por su parte, desde Improven, su socio Fernando Llano, incidió en que “esta crisis afecta a las empresas familiares exportadoras y dicha afectación será a largo plazo, ya que está hibernando la economía mundial. La incertidumbre es el peor enemigo de esta situación porque no tenemos certeza de nada de lo que va a ocurrir, no sabemos si la recuperación será en V, en U o en L”. En su opinión, “las empresas familiares no van a desaparecer y seguirán siendo el eje vertebrador en todo el país, pero no pueden perder competitividad”.

En este mismo sentido, el socio director de Improven, Sergio Gordillo, manifestó que “la empresa familiar es nuestro principal cliente y aliado”. Respecto a la actual crisis, Gordillo resaltó que “es sensato aceptar la realidad y ser razonablemente conservador pesimista para tomar decisiones. Tenemos que aumentar nuestra distancia con empresas que antes nos llevaban la delantera. Además, es momento de generar cierta liquidez para empezar a movernos al mismo ritmo que el entorno”.

Según los expertos de Improven, el primer paso a dar es tener clara la estrategia de caja: Hay que poner el foco en la caja, que es la que nos va a permitir sobrevivir, y las ventas y la rentabilidad deben quedar en esta fase de supervivencia en un segundo plano. Y, dependiendo del escenario de recuperación que finalmente se vea que se plantea, la compañía deberá tomar decisiones diferentes.

 

Fuente: Nota de prensa IVEFA

Otras fuentes: Valencia Plaza

Publicado en Noticias IVEFA
© 2021 IVEFA | Instituto Valenciano para el Estudio de la Empresa Familiar.