Iniciar sesión

Iniciar sesión

Las empresas familiares españolas son las más grandes por capitalización en todo el mundo.

03 Noviembre 2017

Las empresas de propiedad familiar españolas son las más grandes por capitalización de media a nivel mundial con una valoración promedio de 30.000 millones de dólares (25.482 millones de euros), mientras que Inditex (100.000 millones de euros) se sitúa en el puesto catorce entre el 'top 50' global, según un estudio realizado por Credit Suisse.

Igualmente, del estudio se desprende que el rendimiento de las acciones de las empresas familiares españolas cotizadas en relación con sus competidoras --españolas pero no familiares-- ha sido, de media, un 1% anual entre 2006 y 2016. Así, las firmas de propiedad familiar tienen un mejor desempeño financiero, tanto en crecimiento como en rentabilidad, al tener un enfoque de crecimiento conservador y a largo plazo.

Las nuevas inversiones se suelen financiar a través de flujos de capital no extraordinarios o de fondos propios, subraya el estudio. No obstante, el también muestra cómo las empresas familiares de primera y segunda generación generaron rendimientos ajustados al riesgo más altos que las empresas de propiedad familiar más antiguas.

Este comportamiento, no obstante, es igual en todas las regiones. En los últimos 10 años, la rentabilidad acumulado de las empresas familiares es del 126%. "Las empresas de propiedad familiar han superado a sus competidoras en cada región y sector, independientemente de su tamaño", señaló el analista jefe de Thematic Investments de Credit Suisse y principal autor del informe, Eugène Klerk.

En este sentido, explicó que los inversores, por lo general, no están tan interesados en profundizar sobre quién controla las compañías, sino más bien en cómo sus propietarios gestionan diariamente la empresa. "Esta es la clave del éxito de las empresas familiares", destacó Klerk.

Por otro lado, aunque las empresas familiares europeas cuentan con una capitalización "sustancialmente" más elevada al resto, existe una mayor proporción de empresas cuyos propietarios son familiares en los mercados emergentes. De hecho, de la base de 1.000 empresas analizadas por Credit Suisse, el 56% son asiáticas. En Europa y Estados Unidos se contabilizaron 311 empresas.

Según Credit Suisse, la diferencia entre el número de empresas y capitalización entre mercados emergentes y desarrollados se debe a varios factores, pero fundamentalmente por que las segundas son mucho más jóvenes. La media de edad de una empresa europea es de 82 años, frente a los 37 de las ubicadas en los mercados emergentes.

 

Fuente: Expansión