Iniciar sesión

Iniciar sesión

La empresa familiar, retos y reivindicaciones.

14 Noviembre 2017

•  El autor, presidente del Instituto de la Empresa Familiar, describe el escenario en el que se mueven las empresas familiares, justo en el momento en que su organización acabar de cumplir 20 años.

 

20 AÑOS no es nada. O eso dice la canción. Pero lo cierto es que para las empresas familiares, que han crecido y se han desarrollado de la mano de IVEFA, es toda una vida. Desde que el instituto valenciano de la empresa familiar nació, muchas cosas han cambiado en nuestra economía. También en verdad que otras permanecen.

Sin duda, la coyuntura que nos encontramos ha mejorado en aspectos como la profesionalización, la preparación a la sucesión y los acuerdos en las familias para hacerla con éxito. Sin embargo, la empresa familiar valenciana, que representa el 90% del tejido empresarial, tiene aún importantes retos por delante que debe asumir y superar si quiere seguir siendo un baluarte.

Vivimos un momento en el que el cambio es lo único que permanece. Y las empresas familiares, muy poco acostumbradas a los cambios, lo están acusando. Nuestro primer reto es precisamente ese: ser capaces de adaptarnos a unos cambios impuestos por el entorno, los clientes y el mercado global.

En segundo lugar, está la profesionalización de la empresa familiar: hemos avanzado mucho en este sentido, pero a nuestras empresas aún les queda mucho por hacer. En este sentido, nuestra labor como impulsores de la misma, ya que se está convirtiendo en vital en todas las organizaciones familiares, con familiares o profesionales externos.También estamos trabajando en la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres, sean de la misma familia o externos, en todos los niveles de gestión.

Pero nuestra esencia de familia, unida a la condición empresarial, nos pone por delante otro reto: ser capaces de aunar las relaciones personales con la gestión. Que los miembros de la familia puedan tener o no un sitio en la gestión de la empresa, el que le corresponda por capacidad. Y esto seguirá siendo siempre un reto. Recogemos el guante, y en ello estamos. El último reto es el crecimiento y la creación de empleo. De forma conjunta y aunada. Queremos crecer, generar riqueza y sacar aún más músculo en la economía valenciana. Las motivaciones muy a tener en cuenta del empresario familiar es el crecimiento y perpetuación de su proyecto.

Pero todos estos retos, que por parte de las empresas familiares y en colaboración con IVEFA, estamos dispuestos a asumir, no serán posibles sin la ayuda de un agente fundamental para nosotros: la Administración. Y con ellos tenemos una reivindicación fundamental: proteger fiscalmente a las empresas valencianas, que crean más de 75% del empleo generado en la Comunitat Valenciana.

La Ley de Medidas Fiscales de la Generalitat para 2017 incluye modificaciones en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, muy vinculado a todo lo que ocurre con la empresa familiar y su proyección. Existen cambios bastante fuertes cuya aplicación va a afectar negativamente a la empresa familiar valenciana.

Las modificaciones que plantea eliminan prácticamente todas las ventajas fiscales existentes en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en la Comunidad Valenciana y, desde luego, no se ha medido el impacto que estas medidas tienen sobre la empresa familiar valenciana entendiendo que va a incidir de un modo importante en la continuidad de las mismas con un efecto inmediato en la generación de riqueza y estabilidad en el empleo.

La forma de apoyar a la empresa familiar es quitarle palos de las ruedas. Por eso estamos reivindicando un espacio para la empresa familiar en la industrialización de la Comunidad Valenciana. Estamos convencidos de que aportaríamos creación de empleo. Por ello reclamamos apoyo político y financiero para que la empresa familiar forme parte de ese desarrollo industrial. Las empresas familiares son más flexibles y adaptativas, con un gran componente de compromiso de la propiedad.

Pero IVEFA, comprometido con sus empresas familiares, quiere mirar al futuro. Por ello, se plantea para el futuro retos como su intención de aumentar el número de empresas familiares asociadas y para ello ha diseñado un plan de crecimiento en el que, entre otras cosas, busca mejorar y ampliar los servicios a sus asociados, aumentar su visibilidad y estar presente en los ámbitos de decisión empresariales como representante de la empresa familiar.

A lo largo de estos 20 años, desde IVEFA hemos conseguido importantes logros ayudando a la empresa familiar. Hemos estrechado relaciones con la administración como interlocutor de la empresa familiar y hemos trasladado reivindicaciones importantes relativas al impuesto de sucesiones. Asimismo, hemos conseguido reconocimiento y representatividad en otras instituciones empresariales, ante la Administración, instituciones académicas, asociaciones empresariales y sociedad civil.

Nuestra labor en IVEFA como espacio y voz de la empresa familiar, nos ha hecho proponer y reivindicar, en múltiples ocasiones, que desde las instituciones públicas y empresariales se tenga en cuenta al IVEFA como fondo de trabajo e investigación. Queremos que se nos consulte y escuche antes de tomar decisiones o llevar a cabo políticas que puedan afectar a las familias empresarias o las empresas familiares. Es conveniente y estimamos necesario, tener la oportunidad de participar a la hora de diseñar o modificar, sobre todo las políticas fiscales que nos afectan.

Las empresas familiares y las familias empresarias son la clave del devenir de la economía y la cohesión social en cualquier país. En la Comunitat Valenciana especialmente.

 

Fuente: El Mundo - José Bernardo Noblejas (Presidente de IVEFA)