Iniciar sesión

Iniciar sesión

Una experiencia en educación. (Grupo educativo Giorgeta)

30 Enero 2018 Escribir un comentario

La trayectoria de las empresas familiares radica en la experiencia de cada generación, lo que se traduce en la herencia ‘profesional’ que se traslada a la siguiente generación. Eso es algo que, desde muy pequeña, he aprendido de mis antepasados.

Soy la actual presidenta de Grupo Educativo Giorgeta, un grupo de cinco empresas valencianas, entre ellas tres educativas (Centro de Formación Profesional Capitol Centro de Formación Profesional RodrigoGiorgeta y Escuela Infantil Giorgeta) especializadas en el ámbito de la educación, y que contamos con más de 50 años de historia a nuestras espaldas.

Somos un grupo empresarial protagonizado, esencialmente, por mujeres. Fue mi tía, Desamparados Giorgeta Gómez nacida en 1924 y licenciada en Químicas, la primera generación que levantó en los años 60 lo que entonces fue el germen del actual grupo. Me hice cargo de la gerencia empresarial de la Escuela Infantil Giorgeta en 1980. En aquel momento ‘heredé’ la gestión de este centro educativo por parte de mi tía, que en aquel entonces contaba con 30 alumnos.

Los comienzos no fueron nada fáciles, sobre todo, porque yo tenía una formación docente, pero no empresarial. Me encontré con una serie de situaciones totalmente nuevas para mí, ante las que no sabía como actuar, pero la ilusión y las ganas de hacer bien las cosas compensaban esas carencias, dándome fuerzas para buscar las salidas adecuadas. Me fijé en cómo lo hacía la competencia y me centré en investigar cómo lo hacían los mejores centros educativos, intentan- do hacerlo mejor que ellos.

Los fracasos no me hundían, al revés, hacían que me creciera para buscar la mejor salida. En aquella época la palabra resiliencia no se utilizaba. El tema financiero no me daba miedo, creía en mí y, por suerte, mis padres y los bancos también lo hacían. El primer préstamo lo pedí con 22 años. Curso a curso conseguí aumentar la cifra de matricluación y alcanzar los 100 alumnos y fue a partir de 1993 cuando inicié un crecimiento exponencial, al ampliar las instalaciones del centro, pasando a tener a los pocos años 200 alumnos de 1 a 6 años.

El siguiente ‘empujón’ tenemos previsto alcanzarlo en septiembre de 2018, con 13 aulas de ambos ciclos. Las carencias que encontramos en la formación de las educadoras/es infantiles nos llevó a plantearnos el siguiente reto, que fue abrir en el año 2000 el Centro de Formación profesional Rodrigo-Giorgeta (actualmente en la calle Marqués de Campo).

El Centro de Formación Rodrigo-Giorgeta se inició en la calle Albacete de Valencia. Ya tenía bastante formación empresarial, pues era muy consciente de la importancia de la formación continua y, por esa época, ya no era difícil encontrar cursos de posgrado o másters relacionados con la empresa.

Aquí el problema no era a falta de conocimientos, sino la falta de tiempo, pues mis hijos estaban en una edad en la que había que prestarles mucha atención.

En Rodrigo-Giorgeta se formó un gran equipo de profesionales que asumieron enseguida la filosofía de nuestras empresas y, por ello, conseguimos a los cinco años del inicio un número tal de alumnos que hizo que tuviéramos que trasladarnos a unos espacios más amplios. En 2013 inauguramos el actual Centro homologado de formación Capitol en la calle Ribera. nHoy en día es un centro de referencia en el mundo de la formación profesional relacionada con la empresa.

En Capitol llevamos cinco años creciendo, puede que esto sea una señal para que empecemos a plantearnos otro gran reto.

Detrás vienen mis dos hijos. No sé si continuarán con este grupo o se inclinarán por otros campos. Lo que sí tengo claro, pues ya han empezado, es que su camino se desarrollará en el mundo empresarial.

 

Fuente: Artículo Expansión (Alina Giorgeta - Presidenta de Grupo Educativo Giorgeta)

 

Escribir un comentario