Iniciar sesión

Iniciar sesión

El 54 % de la empresa familiar española aumentó su plantilla en el último año.

02 Octubre 2015 Escribir un comentario

 El 54 % de las empresas familiares españolas ha incrementado su plantilla en el último año y el 70 % ha mejorado su facturación, según el IV Barómetro de Empresa Familiar, de KPMG, que refleja un aumento de la confianza de los negocios familiares superior a la media europea.

El Barómetro, realizado en colaboración con el Instituto de la Empresa Familiar, también revela que el 69 % de los negocios familiares ha aumentado su presencia internacional entre junio de 2015 y el mismo mes de 2014, y un 86 % asegura no haber tenido problemas para financiarse.

La encuesta, que plasma las respuestas de 184 empresas familiares españolas recogidas entre mayo y junio de 2015 sobre sus expectativas a corto, medio y largo plazo, concluye que la empresa familiar española se encuentra "en su mejor momento y vislumbra un escenario alentador para 2016".

La incertidumbre legal y política es el principal problema que detectan el 45 % de los negocios familiares españoles, seguido muy de cerca (el 44 %) por la disminución de la rentabilidad.

Por contra, el acceso a la financiación no preocupa a los directivos de estas empresas, que se ven solventes y, en un 83 %, afirman plantearse únicamente la financiación bancaria.

El informe hace hincapié en que las expectativas de evolución económica en España son significativamente más optimistas que la media europea y, a modo de ejemplo, insiste en que la contratación en negocios familiares españoles (54 %) es hasta ocho puntos superior a la media europea (46 %).

Por contra, el 38 % de los encuestados dice que ha mantenido su plantilla al mismo nivel y sólo el 8 % asegura que ha reducido el número de empleados, frente al 16 % en Europa.

El Barómetro también evalúa si las empresas familiares planean acometer cambios estratégicos y, en concreto, el 38 % de los negocios afirma tener la intención de traspasar la gestión a la siguiente generación mientras que un 15 % valora cambiar la titularidad del negocio.

Además, el 78 % de los encuestados está pensando en alguna inversión como parte de su plan estratégico si bien la máxima prioridad continúa siendo invertir en la actividad principal, seguida por el gasto en internacionalización (33 %) y en diversificación (31 %).

También una mayoría de encuestados, hasta el 70 %, considera que la toma de decisiones rápida y flexible es "su principal fortaleza".

De hecho, la agilidad en la toma de decisiones y la capacidad de adaptarse a los cambios es considerada por los encuestados como "el verdadero valor de las empresas familiares".

Respecto al rol de directivos no familiares, el 80 % dice contar en su plantilla con ejecutivos ajenos a la familia.

El 75 % de los encuestados cree que directivos externos favorecen la profesionalización de la gestión y aportan conocimiento y experiencia.

Preguntados por los objetivos futuros, la mayoría de los directivos de negocios familiares (hasta el 57 %) tiene claras sus prioridades: mejorar la rentabilidad e incrementar la facturación, orden que coincide con las preferencias a nivel europeo.

 

Fuente: http://www.expansion.com/agencia/efe/2015/09/30/21193755.html

Escribir un comentario