Iniciar sesión

Iniciar sesión

Ivefa reclama un sello de empresa familiar y rebajas para la sucesión.

14 Diciembre 2015 Escribir un comentario

PETICIONES A LOS POLÍTICOS/ Noblejas asegura que financiar los impagos de la Administración cuesta a las empresas un TAE del 14% y pide condonar impuestos a cambio de esas deudas.

El Instituto Valenciano de Empresa Familiar (Ivefa) sigue la estela de otras organizaciones empresariales y ha presentado también su lista de medidas que reclaman a las administraciones, pensando en las próximas elecciones parlamentarias.

Entre su “carta a los Reyes Magos” –tal como calificó el presidente de esta agrupación, José Bernardo Noblejas–, solicitan estar presentes en algunos de los foros de diálogo con la Administración,. “Estamos a través de CEV, pero ahí no se reflejan las particularidades de la empresa familiar”, apunta.

El Ivefa ha elaborado un documento de medidas, en el que incluye la necesidad de crear un Sello de Empresa familiar Valenciana, que se asemejaría a un distintivo de calidad, para el que hubiera que cumplir algunos requisitos y que “se tenga presente al adjudicar contrataciones, concesiones, etcétera”.

Entre sus reclamaciones referidas a este tipo de compañías apunta también a la necesidad de apoyar las transiciones. “La sucesión termina a veces haciendo inviable la empresa”, señaló Noblejas en la presentación de este documento. Explicó que el coste de ceder el patrimonio y las acciones a un hijo es altísimo para estas compañías. “En muchas ocasiones, son empresas que están funcionando pero no tienen liquidez para pagar las acciones a un familiar que quiere irse”. Por eso, solicita rebajas en el Impuesto de Sucesiones, no un suelo, sino un techo en este impuesto.

Ivefa considera que el momento de la sucesión debería considerarse como de reemprendedor, y que los herederos deberían “como mínimo” equipararse en trato a los emprendedores. “Todos los jóvenes vienen con un paquete de ideas nuevas debajo del brazo y tienen que tener el apoyo que les permita hacerlo”.

Por otra parte, piden reducir los costes de las empresas mientras están en EREs y apoyo a la contratación. Sin embargo, dicen “no a las subvenciones. La subvención es perversa, suele favorecer al que menos se la merece”. Considera que el apoyo público debe venir por la vías y apoyo a la contratación. Sin embargo, dicen “no a las subvenciones. La subvención es perversa, suele favorecer al que menos se la merece”. Considera que el apoyo público debe venir por la vía de los impuestos, del trabajo, “que el que más aporte, menos le cueste”. Resaltó que “desde hace cinco años, Ivefa vive sin subvenciones”.

 

Impagos

Noblejas destacó el lastre que representa para las empresas en general, y las familiares en particular, los retrasos en los pagos de la Administración. “Incumple los plazos legales de pago que a nosotros sí nos obliga a cumplir”, afirmó. El representante empresarial estima que el coste de financiar en los bancos los fondos que les debe la administración se eleva a un catorce por ciento TAE. Así, entre sus reclamaciones está la de que las administraciones perdonen los impuestos a las empresas a las que se les deba dinero, para compensar por esos retrasos.

 

"La subvención es una solución perversa; normalmente, suele favorecer al que menos se la merece”

 

"La Administración incumple los plazos legales de pago que a nosotros sí que nos obliga a cumplir”

 

“Hay gente parada imposible de contratar”

En presidente del Ivefa se refirió a la formación y señaló que “hay gente parada a la que es imposible contratar. En su opinión, estas personas “no tienen el nivel que necesitan las empresas. No tienen los conocimientos porque no se los han dado”. Reclama una mejora en la Formación profesional para que haya más profesionales y menos universitarios. De lo contrario, “te puedes encontrar que tienes más jefes que indios”. También pide un contrato especial para contratar innovadores, con reducción en los costes para la empresa.

 

“Ni el 5% cobra dividendos”

El representante de los empresarios familiares destaca que este tipo de compañías destinan los beneficios que obtienen a la reinversión. Aunque no hay datos concretos sobre ello, Noblejas estima que “menos del cinco por ciento de los empresarios familiares reparte dividendos”. Destaca que este tipo de empresarios destinan todo el ahorro que consiguen a sus empresas y que las ganancias “van a mejoras en la producción, como renovar maquinarias, equipos, medios de producción y paquetes informáticos”. Según su experiencia, el empresario y su patrimonio son en estos casos, “el aval permanente para la empresa”. Por ello, lamenta que la tendencia actual de los legisladores sea a gravar más el ahorro.

 

Nota de Prensa IVEFA     |      Noticia en otros medios: La Vanguardia | El Economista | Valencia Plaza | LevanteEconomía 3 | Las Provincias | Finanzas20 minutos | Te interesa | La información 

Escribir un comentario