Iniciar sesión

Iniciar sesión

1 de cada 5 empresas familiares valencianas no cuenta con sucesor.

02 Marzo 2016 Escribir un comentario
  • El 25% de las encuestadas participaría en un programa de búsqueda de sucesor 
  • El 34% de las empresas encuestadas tiene previsto iniciar actividades en la esfera de la empresa familiar en los próximos 6 meses
  • Al 32% de las compañías familiares les preocupan los aspectos laborales de su empresa

 

La sucesión sigue siendo la punta de lanza en las empresas familiares. Tanto es así que esta es una de las principales preocupaciones de los empresarios familiares. De hecho, según desvela el Barómetro de IVEFA para el 4º trimestre de 2015, casi 1 de cada 5 empresas familiares no cuenta con sucesor, un 18% de las encuestadas. Así, el 25% de las empresas encuestadas se ha mostrado dispuesta e interesada en participar en un programa de búsqueda de heredero de su empresa familiar. El estudio ha sido realizado por la firma Océanos Azules.

En este sentido, el 34% de las empresas encuestadas tiene previsto iniciar actividades en la esfera de la empresa familiar en los próximos 6 meses. Así,  el protocolo familiar y el protocolo de sucesión son dos de los aspectos que más preocupan a estas empresas. Tanto es así que el 13,8% de las empresas familiares valencianas encuestadas tiene previsto iniciar alguna actividad relacionada con el protocolo familiar, mientras que el 11,3% lo hará sobre el protocolo de sucesión. Respecto al protocolo familiar, la situación aún dista mucho de ser la ideal. Y es que la encuesta revela que aproximadamente dos de cada 3 empresas familiares valencianas continúan sin tener protocolo familiar.

Sobre la gestión de la compañía, los empresarios familiares señalan que el factor que más les preocupa es todo lo relacionado con los aspectos laborales de la empresa familiar, un asunto que preocupa al 32% de las empresas encuestadas. También las estructuras de gobierno y dirección en la empresa familiar (le preocupa al 21,7%), y la gestión de conflictos en la empresa familiar (18,3%), son los otros dos aspectos que más preocupan.

En cuanto a la situación económica para las empresas familiares, se consolida la tendencia de reducción en las dificultades de acceso a financiación, tanto de inversión como de circulante, reduciéndose al 7% las empresas que señalan “mucha dificultad” de acceso.

Si se observa la valoración de la evolución de la empresa en los últimos 12 meses, se aprecia también un retroceso a valores de la edición de julio en la mayoría de aspectos explorados, situándose por debajo de las opiniones de la edición de noviembre. Este descenso generalizado contrasta con la mejora de la situación de las deudas con las Administraciones Públicas que ofrece el mejor valor de la serie (el porcentaje que ha señalado una evolución mejor o mucho mejor es del 30% frente al 14% en noviembre y el 23% en julio).

Del mismo modo, se consolida la tendencia descendente en el optimismo desde los máximos del mes de julio. Si bien a 12 meses el optimismo se mantiene alto en lo referido a la situación de la empresa (el 77% considera que será mejor o mucho mejor), a 6 meses el porcentaje desciende al 48% (el menor de la serie). Por otro lado, cuando se valora la situación del sector las respuestas positivas descienden hasta los mínimos de la serie (sólo 17% considera que será mejor o mucho mejor a 6 meses y el 32% a 12 meses).

Escribir un comentario