Iniciar sesión

Iniciar sesión

Día Internacional de la Mujer: Igualdad, pero para tod@s.

04 Marzo 2020 Escribir un comentario

Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo

IGUALDAD, PERO PARA TOD@S

 

Marzo es un mes emblemático. Cada 8 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Mujer; un día en el que se celebra el papel de la mujer en la sociedad desde todos los ámbitos: económico, cultural, social, etc. Pero, ¿por qué tan solo se destina un mes de todo el año a este tipo de celebraciones? Deberíamos pensar en el rol de la mujer al igual que el del hombre y celebrarlo en todos y cada uno de los días del año ya que son las personas los artífices de que toda la economía mundial funcione, aunando profesionalidad, esfuerzo, creatividad; en definitiva, valor añadido para que todo funcione correctamente. Pero, a pesar de parecer coherente, esta situación no se traslada a la realidad.

En cambio, las celebraciones/reclamos que se llevan a cabo están orientadas a desatar el papel de la mujer en un mundo fuertemente marcado por la presencia masculina y donde se da visibilidad al proceso de “integración” de la mujer a lo largo del tiempo. Se intenta reflejar a través de datos estadísticos los recortes en las distancias salariales, de ocupación de puestos de responsabilidad, de hitos académicos y de tantos rasgos diferenciadores por razón de género que se han dado a lo largo de los años.

No obstante, los números muestran que, en el mundo occidental, se está logrando este acercamiento y cada vez hablamos más de sectores feminizados o sectores masculinizados, aunque no desde una perspectiva de discriminación, sino de un rasgo característico e inherente a la tipología de trabajo y donde la realización de dichas tareas por personas del sexo opuesto se produce de forma excepcional (bomberos- sector masculinizado; mientras que las tareas más administrativas gozan de mayor presencia femenina, sector feminizado).  Por lo que se puede afirmar que la igualdad entre tod@s está en progreso, aunque sin lograr el equilibrio perfecto.

Ahora bien, a pesar de los avances y del empoderamiento de la mujer, aún nos encontramos con obstáculos para que la igualdad se aplique de forma equitativa a todos los países. Dicha petición se hace patente a través de las manifestaciones, reivindicaciones, jornadas, congresos y todo tipo de actividades organizadas donde se reclama la igualdad a nivel de condiciones salariales, acceso a la educación secundaria y universitaria, protección de la mujer ante el embarazo y la compatibilización de la vida familiar con la profesional, entre muchas otras.  Poniendo de manifiesto que, si todo ello se queda en buenas intenciones y no se traslada a la realidad, implica que las cosas no se han hecho del todo bien.

Uno de los fuertes reclamos, y que ha supuesto un punto de inflexión en la historia del rol de la mujer en la sociedad, se produjo hace un cuarto de siglo con la Declaración de Beijing de 1995 donde hubo un consenso a nivel de los 189 Estados Miembros considerando la discriminación por razón de sexo uno de doce principales preocupaciones a nivel mundial.

Aún en el siglo XXI, aunque los números mejoran y cada vez más se hablan de profesionales y no de mujeres o hombres, queda todavía recorrido de mejora y seguir con la concienciación de las personas, empresarios, gobiernos de que tiene que haber una alineación perfecta en las intenciones y políticas aplicadas si queremos conseguir el objetivo de la eliminación de las diferencias por razón de sexo.

 

Por: Roxana Leotescu, responsable Área Financiera-Corporate GB Consultores.

Tribuna IVEFA_GB Consultores.

Blog DiaMujer 8Marzo2020

 

Escribir un comentario